Change.org y su curioso concepto de “interés público”

¿Change.org busca dar herramientas para cuestiones de interés público o busca simplemente un interés de lucro propio?

(Verán que, me contestaron en inglés, cosa que da bastante por el hígado siendo que tienen toda una versión en castellano de la plataforma, así que ni ebria ni dormida les iba a escribir en inglés la segunda vez. ¿Para vendértela lo hacen en castellano, para responder a quejas no?),

MI PRIMER MENSAJE
Fue por web, y no me quedó copia en ningún lado, pero también dejé un mensaje en la misma tónica en el Face de Change que dice básicamente:
“Hoy me llegó una petición (mal explicada y que me hizo perder tiempo haciendo una búsqueda para ver de qué se trataba) para que el elenco de una serie venga a Argentina. Cuando empezamos a confundir meros deseos con problemas y/o necesidades, estamos en problemas. Es una increible banalización del cometido de Change.org y, en mi opinión, peticiones de este tipo deberían ser incluidas dentro de las prohibiciones de la plataforma”

La petición es esta: https://www.change.org/p/imarleneking-we-want-the-pll-cast-to-come-to-argentina-queremos-que-el-cast-de-pll-venga-a-argentina

captura

——————————————————-
RESPUESTA DE CHANGE.ORG RECIBIDA POR MAIL
Hello ,

Thank you for contacting the Change.org Help Center.

As an open platform, anyone can use Change.org — no matter who they are, where they live, and what they believe. All Change.org petitions have been created by people in the community, so you will see a wide range of perspectives, including views you’ll disagree with, or find offensive.

The most effective way to respond to a petition you don’t like is to start a counter-petition and mobilize others to see your perspective, rather than asking Change.org to remove it. We see petitions on opposing sides of one issue all the time — that robust debate is one of the many great things about being an open platform.

If you’d like more information on our Community Guidelines, you can read them here: http://www.change.org/about/community-guidelines

Please let us know if there’s any way we can further assist you.

Thank you,

Support
Change.org Help Center

———————————————————–
MI RESPUESTA

Una contra-petición es un verdadero absurdo, me es absolutamente indiferente si ese elenco viene o no, y no es que no respete los deseos (porque eso son, simples deseos no hay problema y/o necesidades) de esas personas, pero no veo cuál es el “interés público” en la petición de marras. Para mí es una banalización que, si se generaliza, empezará a traer a mi cuenta correo basura. Y si eso sucede, será cuando deje de usar y participar en Change.

O quizás me pliegue y conmigo muchos otros y por ejemplo empiece a solicitar:
– Quiero que Adele venga a Argentina, porque para mí es importante.
– Quiero que importen ginger chews a Argentina, porque para mí es importante.
– Quiero que el Cirque du Soleil tenga un elenco estable en la Argentina, porque para mí es importante.

Ah, ¿si en el medio del aluvión de peticiones por el estilo se pierde una que trate de una medicación para alguien en peligro de muerte, o la extinción de alguna especie animal amenazada, o la puesta en libertad de un asesino, o la aplicación de medidas discriminatorias por parte de algún Estado contra alguna minoría o la obtención de fondos para planes de protección a personas en situación de calle? Ah, bueno qué se va a hacer. Todo es de interés común, no hay grados.

Francamente pensé que Change se trataba de otra cosa. Qué decepción.
———————————————————-

Una joyita los de Change, vea. Claro, después me fijo bien en la web y más allá de un poco de make-up leagl y gramatical, viene a resultar queChange.org no es sino una empresa. Asi que supongo que a más usuarios, más “donantes”, basta con ver los apartados pertinentes para hacer algunas deducciones.

Si no fuera que de hay gente peticionando para resolver verdaderos problemas y apoyándolas se han conseguido resultados, el shot metafórico a Change.org sería inmediato. Pero si empiezan a sumarse estas boludeces no puedo dejar de avizorarlo en mi horizonte.